AEAAR, Asociación entrerriana de Anestesia, Analgesia y Reanimación

El dolor como quinto signo vital

La temperatura, el pulso, la tensión arterial y la frecuencia respiratoria son los cuatro signos vitales que habitualmente se miden, registran y nos dicen cómo evoluciona un paciente, cómo va reaccionando a los fármacos, etc.

Sin embargo, entendemos que el dolor también debe ser considerado, medido y registrado. Evaluar su dimensión como un quinto signo vital nos brinda una clara información sobre el estado de los pacientes y permitirá la implementación de ajustes en el manejo de los analgésicos y su tratamiento específico.

Incumbencia de los anestesiólogos en el tratamiento del dolor

Del mismo modo que la invención de la anestesia posibilitó el desarrollo de la cirugía moderna y permitió el acto quirúrgico sin dolor, la evolución de todos los estudios, técnicas y descubrimientos sobre el dolor ha logrado un enorme paso para optimizar la calidad de vida de la personas.

En este escenario, la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor y la Federación Mundial de Sociedades de Anestesiólogos se han ocupado desde hace mucho tiempo de dictar pautas y de divulgar acerca de la necesidad del alivio del dolor.

Muchas de las técnicas y fármacos que los anestesiólogos usamos habitualmente para aliviar el dolor durante las intervenciones quirúrgicas pueden aplicarse a otros tipos de dolor. Nuestra formación incluye el estudio de las diferentes formas de dolor agudo y crónico y su tratamiento.

Comparte