AEAAR, Asociación entrerriana de Anestesia, Analgesia y Reanimación

Anestesia: mitos y verdades

Puede ocurrir que «se pasen de anestesia en la cirugía»
Falso.

En un quirófano, el concepto de improvisación no existe, y la palabra “poca” o “mucha anestesia” tampoco. Sin embargo, aún persisten en el imaginario popular ciertas concepciones nocivas sobre un posible exceso en la dosis de los medicamentos anestésicos. En principio, es importante informar que estos son administrados de acuerdo al peso de cada paciente, lo cual minimiza al máximo el riesgo de sobredosificar.

A su vez, el margen de seguridad con respecto a los límites es muy amplio. Habitualmente las dosis utilizadas se alejan más del doble de la dosis potencialmente peligrosa. Por otra parte, existen en la actualidad sistemas de dosificación precisos que garantizan una correcta administración de la medicación de forma continua durante el transcurso de tiempo que el procedimiento demande. Así, los fármacos anestésicos se administran de manera continua en dosis exactas y son suspendidos cuando el procedimiento finaliza.

Por último, es importante recordar que todo este proceso se complementa con una serie de monitoreos y sistemas de seguridad que garantizan el correcto desarrollo del acto anestésico. Este minuto a minuto que está siendo controlado por los profesionales a cargo genera una anticipación a tiempo de cualquier inconveniente que se pueda ocasionar en el espacio quirúrgico.

No te dejés llevar por comentarios ni falsos prejuicios. En la actualidad, la anestesia es una situación segura y estrictamente controlada por los médicos responsables de la administración de dichos medicamentos. Por esto es importante, y se debe exigir, que siempre un anestesiólogo sea el encargado de llevar adelante los procedimientos.

Comparte