AEAAR, Asociación entrerriana de Anestesia, Analgesia y Reanimación

Barbijo N95, barbijo quirúrgico, barbijo casero y tapaboca: diferencias

¿Querés saber las diferencias entre un barbijo N95, un barbijo quirúrgico, un barbijo casero y un tapaboca? Antes de seguir leyendo, es importante que sepas que los dos primeros son insumos básicos empleados (y súper necesarios) en el ámbito sanitario para proteger a los pacientes y trabajadores de la salud y que los segundos son aquellos que deben usar las personas cuando salen de sus hogares para evitar contagiar y ser contagiados.

También conocidos como respiradores de máscara filtrante N95 con certificación NIOSH. La designación N significa que no filtra aceites, y 95 que filtra hasta el 95% de las partículas aéreas. Existen diferentes tipos de barbijos N95 dependiendo del tamaño de las partículas a filtrar, los hay de uso industrial, de uso medicinal, etc. El N95 1870 es el usado en medicina.

El barbijo N95 es de uso casi exclusivo entre los trabajadores de la salud por su mayor exposición a secreciones respiratorias y por lo tanto mayor riesgo de contraer infecciones que se propagan por esta vía. Posee un diseño específico cuyo sello hermético contra la piel otorga una importante protección respiratoria al no permitir que pasen partículas (sobre todo las pequeñas) que se encuentran en el aire.
Este barbijo protege al que lo utiliza y al entorno, no permitiendo el pasaje en ambas direcciones. En Europa la denominación cambia y se clasifican en FFP1, FFP2 y FFP3 dependiendo de su capacidad de filtración.

Usado generalmente por el personal de quirófano  para intervenciones quirúrgicas. Resistente a los fluidos, el barbijo quirúrgico proporciona protección contra gotas grandes, salpicaduras o aerosoles de fluidos corporales u otros líquidos peligrosos. NO proporciona al usuario un nivel confiable de protección contra la inhalación de partículas más pequeñas en el aire y no se considera protección respiratoria. Protege al entorno de las emisiones respiratorias del usuario. Por esto también se aplica en los pacientes que presenten síntomas respiratorios. Para reducir la diseminación de partículas virales.

En ese momento, constituye una alternativa de uso comunitario y su confección es realizada con materiales comunes a bajo costo, tales como algodón, friselina, telas impermeables.  Hoy, los barbijos caseros forman parte de las medidas de salud pública adicionales a las medidas de distanciamiento social e higiene.

Aunque este término también es usado como sinónimo de barbijo, se denomina tapaboca a cualquier elemento utilizado para cubrir nariz y boca, por lo que puede ser también un pañuelo, bufanda o toalla envuelta alrededor de la cara.

Tanto en el caso de los barbijos caseros cómo los tapabocas, el requisito esencial es que los portadores los ajusten bien a la cara y se puedan lavar y reutilizar fácilmente. También se recomienda añadir una capa desechable de papel higiénico o un pañuelo de papel en el interior.

Los últimos dos reducen la eliminación de gotas y fluidos por parte de la persona que lo usa.  Esto es una medida que disminuiría la dispersión viral en el caso que el usurario fuera portador asintomático, pero no lo protege de inhalar partículas virales. Si todos usamos los barbijos caseros o tapabocas para salir a la calle, las emisiones del virus van a estar sustancialmente disminuidas y la posibilidad de inhalar particular del ambiente será menor.

Por último, es importante que tanto el tapaboca de fabricación casera como el barbijo se deben retirar desde la parte trasera ( tiras o elástico) , nunca tocarlos por fuera ni por dentro  y descartarlos o poner a lavar si son de tela u otro material lavable.

Comparte