AEAAR, Asociación entrerriana de Anestesia, Analgesia y Reanimación

Maniobras de RCP: cómo realizarlas

  • Asegúrate que la escena sea segura ante todo, para que quien realice las maniobras no se convierta en otra víctima. Ejemplo de esta situación es cuando el paro cardíaco sucede en un accidente de autopista o en un incendio.
  • Evaluá la situación. Si la víctima no responde y no respira de forma adecuada (o solo jadea/boquea) llamá al servicio de emergencias (911) y comenzá con las maniobras de RCP.
  • Verificá que la víctima esté boca arriba y sobre una superficie firme y plana.
  • Colócate de rodillas de manera perpendicular al cuerpo de la víctima, ubicá la base de una mano en el centro del pecho y luego la otra mano encima, entrelazando los dedos en el centro del esternón, esto es, entre las tetillas o pezones.
  • Con los brazos firmes y sin flexionar los codos, comenzá a realizar compresiones con fuerza, rápidamente y de forma constante (el ritmo y frecuencia debe ser entre 100 y 120 compresiones por minuto). Dejá que el tórax vuelva a su posición normal. Tratá de hacerlo hasta que la víctima se recupere, o hasta la llegada de la ambulancia. Si es posible, empleá un DEA.

Ante un paro cardiorrespiratorio, reaccioná. Podés salvar una vida.  
Unite y aprendamos juntos RCP! 

Comparte