AEAAR, Asociación entrerriana de Anestesia, Analgesia y Reanimación

Lactancia materna y anestesia

Muchas madres creen que no pueden dar amamantar tras una anestesia general, pero esto no es correcto. Desde la Asociación Entrerriana de Anestesiología, Analgesia y Reanimación te contamos qué hacer para continuar con la lactancia materna en esta situación clínica.

La realidad científica es que no hace falta suspender ni tirar la leche. Si bien todos los fármacos anestésicos se excretan por la leche materna en mayor o menor medida, su concentración es inocua para el bebé. Siempre será más beneficioso para la salud de los lactantes seguir con la leche materna, aunque contenga ínfimas cantidades de drogas anestésicas, que recurrir a la alimentación artificial.

Recomendamos a las madres el amamantamiento de forma previa y luego espaciar la siguiente ingesta de leche materna lo más alejado posible tras el despertar del acto quirúrgico, para que la concentración en sangre de las drogas sean las más bajas posible y se reduzca al mínimo su excreción en la leche materna.

¿Y si la madre recibe anestesia local o una sedoanalgesia?

Las madres que se someten a procedimientos dentales o de otro tipo que implican el uso de anestésicos locales no tienen que interrumpir la lactancia ni desechar la leche. Las madres que reciben sedaciones anestésicas pueden amamantar tan pronto como se encuentren despiertas y estables, acompañadas de ser posible por un familiar.

Comparte